INFÓRMATE E INVOLÚCRATE

SALUD

LEYES Y DERECHOS

EDUCACIÓN

VOLUNTARIADO

El gobierno federal, encabezado por el presidente Enrique Peña Nieto, promulgó la Ley General para la Atención y Protección a Personas con la Condición del Espectro Autista. 

En esta nueva legislación se garantizarán por parte de los 3 órdenes de gobierno, los derechos y necesidades de las personas con Autismo. 

Al respecto, Peña Nieto comentó que con esta ley nuestro país se convierte “en uno de los pocos en el mundo con una reglamentación para lograr la inclusión de las personas con Autismo”. 

El mandatario también declaró que esta legislación “contiene elementos para facilitar la incorporación a escuelas de educación regular, reconoce la capacidad para trabajar y reafirma que las personas con Autismo tienen derecho en participar en la vida productiva”. 

Aspectos generales de la Ley 

La Ley General para la Atención y Protección a Personas con la Condición del Espectro Autista contempla la creación de políticas públicas que abarquen los siguientes principios: 

I. Autonomía: Contribuir a que las personas con la condición del espectro autista se puedan valer por sí mismas. 

II. Dignidad: Valor que reconoce una calidad única y excepcional a todo ser humano por el simple hecho de serlo, como lo son las personas con la condición del espectro autista. 

III. Igualdad: Aplicación de derechos iguales para todas las personas, incluidas aquellas que se encuentran con la condición del espectro autista. 

IV. Inclusión: Cuando la sociedad actúa sin discriminación, ni prejuicios, e incluye a personas con la condición del espectro autista, considerando que la diversidad es una condición humana. 

V. Inviolabilidad de los derechos: Ninguna persona u órgano de gobierno podrá atentar, lesionar o destruir los derechos humanos ni las leyes, políticas públicas y programas en favor de las personas con la condición del espectro autista. 

VI. Justicia: Dar a las personas con la condición del espectro autista la atención que responda a sus necesidades, a sus legítimos derechos humanos y civiles. 

VII. Libertad: Capacidad de las personas con la condición del espectro autista para elegir los medios para su desarrollo personal o, en su caso, a través de sus familiares en orden ascendente o tutores. 

VIII. Respeto: Consideración al comportamiento y forma de actuar distinta de las personas con la condición del espectro autista. 

IX. Transparencia: El acceso objetivo, oportuno, sistemático y veraz de la información sobre la magnitud, políticas, programas y resultados de las acciones puestas en marcha por las autoridades participantes en la gestión y resolución del fenómeno autista. 

La diversidad entre el alumnado se manifiesta en el ámbito educativo en diferentes ritmos de aprendizaje, capacidades, intereses, motivaciones, expectativas, necesidades, etc. y exige una atención educativa adecuada. Si pretendemos proporcionar a todos ellos una educación de calidad, respetando el principio de igualdad de oportunidades, y convirtiendo de esta forma la atención a la diversidad en el principio que debe presidir su educación. Si bien desde los paradigmas actuales, y según la legislación vigente, la inclusión debería ser el modelo que sustenta el sistema educativo, seguimos manteniendo el concepto de necesidades educativas especiales o específicas para abordar la atención a determinados alumnos, con todo lo excluyente del término, y las consecuencias que para la inclusión puede tener.